Consultoría

Desde el año 1996 initerrumpidamente he desempeñado mi labor en diversas Unidades de Cuidados Intensivos. Primero en un Hospital Público mientras era Médico Interno Residente, y después, al terminar en el año 2001, elegí la vía privada para desarrollar mi labor. 

En el 2003 fundé mi primera empresa con una socia inestimable, realmente una excelente amiga y gran compañera, la Dra. Arantza Uliarte, con el objeto de montar una Unidad de Cuidados Intensivos en un hospital privado en el norte de España. Nos enseñaron un espacio vacío y nos pidieron que diseñásemos la Unidad para el tipo de paciente que íbamos a atender prioritariamente. Después nos enseñaron currículum de personal con escasa o nula experiencia en UCI en su mayoría, y nos pidieron que de ahí dotáramos la Unidad. Y por último, nos comprometimos a buscar médicos intensivistas titulados vía MIR y con solvencia profesional, compañeros en definitiva, que nos ayudaran con nuestro cometido.

Transcurridos unos meses se inauguraba la nueva Unidad. Nuestra primera UVI, en el Hospital Reyes Católicos de Burgos. Atendimos pacientes polivalentes, incluyendo pacientes procedentes de cirugía cardíaca y de hemodinámica, durante varios años. Formamos enfermeras y auxiliares que venían de otras áreas de atención hospitalaria. Negociamos con aseguradoras y proveedores. Coordinamos equipos. Y aprendimos mucho de esta primera experiencia.

En el 2004 nos encomendaron la misma tarea, esta vez en un hospital de nuestra ciudad, y la acometimos con entusiasmo. Nuevamente diseñamos circuitos de tránsito de pacientes, protocolos de atención, formamos personal, coordinamos equipos, impartimos docencia, trabajamos con planos y con arquitectos...Eran años de escasez de médicos intensivistas, y hubo un momento en el que tuvimos que dejar la primera unidad en manos de un equipo de compañeros para poder centrarnos en la segunda. Entre 2005 y 2010 fuimos la Unidad de Cuidados Intensivos y la Unidad de Reanimación Postoperatoria del Hospital San Francisco Javier en Bilbao.

En el 2009, dada nuestra experiencia, nos pidieron que montáramos la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Quirón Bizkaia. El hospital estaba enfilando su última fase de construcción, y aunque la unidad estaba ya diseñada pudimos participar en un proceso de rediseño en base a nuestras necesidades. El personal que debía atendernos -enfermería, auxiliares - eran expertos, la Dirección de Enfermería y la Dirección de RRHH estaban en pleno proceso de selección de personal, solo entraban al equipo profesionales que hubieran trabajado en áreas de críticos y nos animamos a empezar de nuevo. En el año 2010, el Hospital San Francisco Javier cerró sus puertas al público por un rediseño del plan estratégico de la empresa a la que pertenecía, y el Hospital Quirón Bizkaia inauguraba sus instalaciones. Nos solapamos unos meses hasta que finalmente todo el equipo médico, y parte del resto del equipo, pasamos a prestar nuestros servicios en Quirón. Y a nuestra experiencia montando tres UVIs, que es una rareza en un jefe de servicio hoy en día en España, sumamos la experiencia de ver cerrar un hospital, y la de ver abrir otro desde cero.

En este camino, mi querida amiga y además, socia, tuvo que abandonar el ejercicio profesional y de ese cambio importante nació Medical Crew.

En Quirón estamos cómodos. Firmemente imbricados en la organización del hospital. No solo se ha formado un equipo magnífico de médicos, enfermeras y auxiliares que trabaja atendiendo a pacientes críticos codo con codo y en un ambiente relajado y agradable para todos, sino que además desarrollamos múltiples otras actividades fuera de la Unidad; conceptos como “UCI ampliada” o “extendida”, guías de actuación, docencia hospitalaria, docencia universitaria, docencia extrahospitalaria, integración en todos los comités del hospital… son nuestra política habitual.

Además, organizamos jornadas interdisciplinares con diferentes áreas del hospital, variables dependiendo del tema central de la jornada, y participamos en actividades formativas múltiples encaminadas a mejorar nuestro desarrollo profesional.

El montaje, puesta en marcha, ajuste fino, la creación de un Equipo y un buen clima de trabajo… son experiencias que no muchos profesionales han tenido ocasión de explorar en su vida. El hecho de haberlo realizado tres veces, y de estar ahora acometiendo una fase de apertura de diversas consultas, actividad siempre lejana a la de un médico intensivista, suponen una riqueza profesional importante; agradezco a mi vocación haber podido vivir todas estas aventuras.

Por este periplo, en numerosas ocasiones acuden a mi en busca de consultoría de diverso tipo desde hace ya varios años. Aseguradoras, hospitales, médicos en ejercicio liberal de su profesión, profesionales en proceso de negociación con los diversos actores de la medicina privada… son algunos de los que han acudido a mi experiencia. Posiblemente, la perspectiva de haber montado tres UVIs, algunas consultas y de haber formado varios equipos en diferentes centros, con una visión empresarial fruto de una larga experiencia, sea lo que hace de la consultoría de Medical Crew un producto único.